La fotogenia es ese don que sólo algunos mortales poseen. No es un factor vinculado a la belleza de una persona, es más bien una gracia natural que hace que una mirada a cámara se torne irresistible.

Cuantas veces nos arreglamos para salir a cenar, nos miramos al espejo y nos vemos con el guapo subido, entonces pedimos una foto, la miramos en el visor y comprobamos que la magia y el brillo que teníamos se ha ido. Ésto, un día cualquiera puede quedar en simple anécdota, pero si nos pasa el día de nuestra boda puede terminar en tragedia. Por ello, y para evitar que esto ocurra, desde UnionWep queremos aportar unos consejos para que salgas radiante en tus fotos nupciales.

Prepararse para unas fotos estupendas puede resultar banal entre tanto preparativo que cuidar en una boda, pero si tenemos en cuenta que nuestra sonrisa quedará grabada para siempre en el album nupcial, entonces es cuando empezamos a plantear que tal vez no sea tan mala idea ponerle un poco de cuidado a los pasos a seguir para conseguir unas fotografías perfectas. He aquí nuestros cinco consejos infalibles:

1. Elegir un buen fotógrafo o videógrafo que sepa captar tu fotogenia

La elección de un profesional con el que exista feeling creativo es el primer paso fundamental para verte guapa en las fotos de tu boda. Para ello es indispensable informarte antes sobre el tipo de fotografías que quieres tener, el estilo que más vaya con tu forma de expresarte y de sentir el gran momento. Es obvio que si eres una persona a quien le encanta la fotografía espontánea y natural, deberás buscar entre ese rango de fotógrafos que mejor sepan adaptarse a tu ideal de imágenes.

©Tomas Badía

©Tomas Badía

2. Ensayar con el fotógrafo o videografo en la  preboda

Una vez elegido el fotógrafo, una buena manera de entablar una conexión con él, es plantear unas fotografías de preboda. Un recurso que viene ofreciéndose en los últimos tiempos como complemento a la sesión nupcial, pero que viene a ser un modo fantástico de crear lazos, conocer su manera de trabajar, soltar esos nervios y ver posteriormente las imágenes para comprobar qué gestos funcionan tanto individualmente como con tu pareja.

©Xulio Pazo

©Xulio Pazo

3. Mirarte frente al espejo

Ahora que tienes en tus manos las fotografías preboda, un buen ejercicio es observar qué miradas llegan mejor a cámara, para ello nada mejor que mirarte en el espejo, sonreir y ver el límite entre una sonrisa forzada y una natural, las caídas de ojos, los gestos espontáneos. Muchas veces, cuando nos hacen fotografías en las cuales no notamos la presencia de una cámara, podemos no sentirnos identificadas con nuestras caras, precisamente porque la idea de rostro que tenemos de nosotras mismas viene dada por unas miradas seductoras al espejo, por ello lo bueno es que practiques de forma natural, que te identifiques, que consigas verte guapa.

Valentin Gamiz fotografo de bodas unionwep

4. La elección del maquillaje

Indudablemente existen maquillajes para sesiones de fotos, esos que combinan muy bien con los focos y demás parafernalia fotográfica. En tu caso, a no ser que hayas elegido un fotógrafo que gusta de usar flashes creativos externos, y aún habiéndolo no elegido, lo importante es pensar en que unos polvos traslúcidos usados convenientemente y sin exceso así como una buena base de maquillaje evitarán los incómodos brillos producidos por el flash.

Casadisimos fotografo de bodas unionwep

5. Luce radiante durante toda la boda

A sabiendas que dormir las ocho horas recomendadas antes de la boda será una misión imposible, unas ampollas o tu solución habitual para hacer que tu piel esté radiante, harán que tu rostro luzca espléndido. Es importante que tu piel esté descansada y que tanto a primera hora como a última tu mirada no deje de brillar, por ello ten a mano durante la boda un kit de maquillaje para retoques, con ello evitarás que a la hora del baile las ojeras y el cansancio se hayan apoderado de ti. Total, no te llevará mucho tiempo y el resultado en las fotografías lo agradecerás.

©F2 Studio

©F2 Studio

En definitiva, lo importante es que estés descansada. Quizás estés pensando en un spa para después de la boda, pero seguramente una sesión de relajación para poner a punto tu piel y dejar el estrés acumulado te vendrá mucho mejor antes del gran acontecimiento. Y, cuando llegue el momento, disfrútalo, sonríe, seduce a la cámara sin que tu imagen quede forzada y da lo mejor de ti para que el recuerdo quede impreso con fotografías radiantes.

Gema Sanchez


CARTEL 02