Disculpadme amigos fotógrafos de bodas y videógrafos de bodas si no me hace gracia que una pareja de novios le haya puesto una go-pro a su perro para grabar el día de su boda. Disculpadme también si aquella noticia de la boda donde la novia se hizo su propio reportaje me pareciese una tomadura de pelo. Disculpadme si pienso que todo ésto no hace sino quitar mérito a una profesión que amamos y donde damos lo mejor de nosotros mismos.

perro

Estoy deacuerdo en que cada uno haga lo que quiera el día de su boda, que deje sus recuerdos en manos de quien crea más oportuno. No soy yo quien juzgue lo emotivo que tiene que ser para esta pareja tener un vídeo grabado desde la perspectiva subjetiva de su perro.

Esto no es una crítica a esas personas que deciden hacer algo extraordinario, es mi opinión respecto a los medios y la viralidad que consiguen este tipo de acciones ya que llega a un gran número de lectores que terminan tomando esta anécdota como algo gracioso, e incluso como una opción si vamos más allá, mientras que al resto que tenemos una opinión más crítica nos termina afectando.

Sí, porque me afecta que anécdotas como ésta den la vuelta al globo, cuando lo que tendría que dar la vuelta al mundo es que hay un tipo de fotografía y vídeos de boda que están realizados de forma extraordinaria por profesionales muy preparados para ello y gracias a colectivos como Fearless, WPJA, ISPWP o desde el que le escribimos Unionwep.

Me entristece que siempre estemos hablando de que el fotógrafo debe prepararse culturalmente mientras que al cliente no se le da la oportunidad de aprender a mirar. Los medios están más interesados en hacer, de algo anecdótico, una noticia que traspase nuestras pantallas a gran escala. No es algo nuevo, lo sabemos todos. Pero me entristece.

Es triste que todas estas noticias fomenten que nuestro trabajo no es importante, que cualquiera puede hacerlo. Es triste que no se intente culturizar la mirada del lector enseñándole los maravillosos reportajes que se están haciendo. Es triste que quienes manejan los hilos pensando en hacer caja no tengan una visión más crítica de los contenidos que publican.

Quién no habrá pensado ahora en poner una cámara a su perro el día de su boda. Quién no habrá pensado lo hermoso que sería poder hacerse sus propias fotografías desde esa intimidad demostrada por la estonia Liisa Luts. Quién no pensó en su momento en hacer su boda con un móvil cuando se viralizó aquella campaña de iPhone.

 No soy yo nadie para dar lecciones, pero queridos lectores, aprended a ser críticos con las noticias que nos llegan, piensa ¿me gustaría que mi perro grabase mi boda? Si tu respuesta es afirmativa, poco más puedo decir. Si tu respuesta ha sido una carcajada irónica y pase a la siguiente noticia, enhorabuena.

Enhorabuena será el día que nadie nos diga que en su boda no quiere posados, ni que prefiere las fotos espontáneas. Y digo enhorabuena porque será ese momento en que el público haya aprendido a mirar y a conocer los términos e incluso a tener gusto teniéndolo todo integrado. Esto, señores, es una tarea complicada, pero es una tarea en la que todos debemos poner nuestro granito de arena.

Gema Sanchez

banner755x250_XT1