CÓMO TENER UN VÍDEO DE BODA IDEAL

1. Contrata a un videógrafo especializado en bodas

Como no podría ser de otra manera, el punto de partida para que el vídeo sea ideal es que lo realice un profesional especializado. Un trabajo completo con calidad sólo podrá hacerlo quien reúna esta doble condición.

Por una parte, que cuente con los conocimientos técnicos necesarios para abordar las diferentes fases: planificación, organización, grabación de imagen y de sonido, estructuración de la historia, edición, tratamiento de color, etc. Por otra, que esté especializado en bodas. ¿Por qué? Porque no es lo mismo grabar un anuncio para televisión que un documental. Las dinámicas de trabajo son muy diferentes, así como las capacidades que se requieren. La experiencia en este tipo de trabajos es un requisito indispensable para conocer el desarrollo del evento, adelantarse a los acontecimientos y saber qué captar en cada momento.
Estos dos requisitos indispensables hacen que el videógrafo pueda centrarse en contar la boda desde un enfoque creativo. Difícilmente puede hacerse un trabajo artístico o desarrollar un estilo personal si no se dominan las herramientas y el contenido de las bodas. Ya sea con la rapidez de filmar lo que ocurre en un instante o con la paciencia para esperar a que la acción se desarrolle de manera natural, un videógrafo profesional da la certeza de que realizará un trabajo único y personal a cada pareja.

FelixyAgueda_0266

©FELIX AGUEDA

2. El estilo también es importante

La calidad del video es muy importante, pero también lo es el estilo. Si hay buen feeling entre pareja y videógrafo, el éxito está casi asegurado. Lo ideal es que os sintáis identificados con el estilo del profesional y no os decantéis por un videógrafo que realiza un trabajo muy diferente a lo que realmente os gustaría. Este error puede estar motivado por recomendaciones de otra pareja o por el asesoramiento de familiares que tienen un estilo diferente al vuestro.

¿Qué puede pasar?
Si planteáis al videógrafo realizar un trabajo con un estilo diferente al suyo, no trabajará a gusto y es probable que se niegue a ser vuestro videógrafo. De igual manera, si el trabajo que realiza es con un estilo muy diferente al vuestro, por muy buen vídeo que sea, puede que no os sintáis representados.
Por todas estas razones, consideramos que es muy importante sentir esa conexión. Es un indicativo de que vuestra elección va por buen camino.

3. Cada uno tiene su método, pero cuanta más información mejor.

La comunicación lo facilita todo. Es algo muy simple, cuanta más información tenga el videógrafo sobre vosotros y la boda, mejor podrá narrarla. Contadles todos los detalles, las personas especiales, las sorpresas, las anécdotas, los amigos, los familiares y todo lo que consideréis oportuno. Esto, además de facilitar su trabajo, mejorará el resultado final ya que sabrán a la perfección qué es lo más importante para vosotros.

La otra cara de la moneda es que vosotros tengáis toda la información acerca del trabajo que os van a realizar. Cómo es el estilo, cómo se grabará, qué momentos se van a cubrir, cuál es su trato con los invitados y cómo se organizan con el resto de profesionales de la boda.
En definitiva, dar toda la información posible por ambas partes antes de que llegue el gran día hará que os despreocupéis durante la boda y os ahorrará posibles malentendidos ocasionados por la falta de comunicación.

©JOSE BOTELLA

©JOSE BOTELLA

4. Déjate llevar y aconsejar

El hecho de contar con un profesional supone confiar en su criterio y, por lo tanto, dejarse aconsejar en todo lo relacionado con su área de trabajo. Como hemos señalado, intentar imponer un método de trabajo o un criterio personal puede llevar a problemas. Vuestra opinión siempre es importante, pero en la medida de lo posible, hay que respetar su criterio.

5. Da rienda suelta a su creatividad y facilita su trabajo

Los videógrafos son creativos audiovisuales y necesitan la total confianza de los novios para trabajar adecuadamente. Como tal, lo peor que podéis hacer es mermar su creatividad imponiendo criterios estilísticos, enfoques narrativos o contenido. Contratáis a unos videógrafos para que documenten el gran día y cuenten vuestra historia, lo que supone que lo dejáis en sus manos. Según el estilo, puede ser más observacional o más creativo, pero siempre será una visión personal. Serán ellos los que decidan qué contar y cómo.

Crear un clima de confianza y unas condiciones óptimas de trabajo ayuda a que el videógrafo sólo tenga que dirigir su energía en realizar el mejor vídeo de bodas. Una buena organización logística de los horarios, los lugares, los desplazamientos y los proveedores favorecerá a que todos los profesionales trabajen de manera coordinada y el resultado sea perfecto.

6. Relájate y disfruta
Puede parecer evidente, pero no lo es. El día de la boda es para disfrutar con la familia y los amigos. Es un día de celebración y el Hecho de contratar a videógrafos especializados os da la certeza de no tener que preocuparos por el vídeo. Podéis estar pendientes de cada momento, de los invitados, de los detalles, de las sorpresas y de las emociones, pero no es necesario estar pendiente de las cámaras.

En Unionwep tienes una selección de videógrafos de bodas profesionales que realizarán un trabajo ideal. Sólo tenéis que encontrar a los vuestros!

Por Alba Marín (MR FIlmmakers)


TE PUEDE INTERESAR….



GUARDA TU CÁMARA!

En los últimos años puedes encontrar más cámaras en una boda que en un Media Markt, esto se nos va de las manos.

leer más