Seguro que ya tienes el tema “Step Out” de José González en tus favoritos, así que ve a tu carpeta de música o búscalo en tu plataforma online habitual, sube el volumen, da al play y ahora, solo en este momento, comienza a leer este resumen de Bodaf 2016 que hemos preparado.

Hay veces que necesitamos unos días para reposar las emociones vividas intensamente, creo que esto nos ha pasado a todos después del último Bodaf. Por ello, con las sensaciones más serenas, hemos sido capaces de dedicarle unos minutos a recordar cada instante, a recordar cada ponencia, cada charla con compañeros, cada fotografía vista, cada fotografía realizada.

foto grupo 2Copia de _redimensionar

Nos llevamos muchas cosas buenas de esta VI edición. La edición de los homenajes, de las sorpresas, del valor del compañerismo, de las nuevas vías de aprendizaje. Nuestro corazón nos dice que hemos recuperado el espíritu de Bodaf. La energía renovada se palpa, la sensación de haber vivido un gran congreso nos inunda cada centímetro de piel.

Hemos disfrutado boquiabiertos, a veces con lágrimas en los ojos, con las ponencias de grandes profesionales, a gran escala pero también en pequeño formato gracias a las masteclass y los one to one. Hemos asistido al divertido, pero sano pique entre flasheros y vintageros descubriendo que ambas tendencias tienen mucho qué aportar. Hemos descubierto que no sólo aprendemos de los fotógrafos de boda, sino que tener la visión de otras vertientes nos hace crecer aún más.

Bodaf 2016 abría oficialmente sus puertas un martes, pero el día anterior un grupo de valientes había recargado las pilas en la naturaleza gracias a la masterclass de los Outsiders. Y así, con la tarjeta de la cámara ya estrenada y la mente dispuesta a perseguir un chute de energía en forma de nuevas experiencias, el auditorio de Conde Duque se dispuso a recibir en aplausos a nuestra maestra de ceremonias, Beatriz Pitarch.

Joseph Victor Stefanchik comenzaba las ponencias y con ello se atrevía a realizar una sesión en directo bajando al patio de butacas para capturar el amor de una pareja ayudándose de un flash; Thierry Joubert nos encandiló con su humor ácido incitándonos a buscar la inspiración en nuestra experiencia; Petar Jurica calmó sus nervios habituales abriéndose una lata de cerveza como dice hacer cada vez que da una charla; por la tarde el gran Franck Boutonnet nos llevó de la mano de los grandes maestros de la fotografía y la pintura, para terminar enseñándonos que la intuición y la paciencia nos pueden ayudar a encontrar estupendas fotografías; un descalzo Gabe McClintock nos enseñó como pasó de una fotografía sin alma a una que proyectaba todos sus sentimientos; y así llegó el turno de Santi Veiga, que como él decía le habían colocado con los extranjeros, para homenajear a su compañero Gui Dalzoto y traernos la magia al escenario con la figura de Michael Jackson.

El miércoles comenzó fuerte gracias al fotógrafo y excelente comunicador, Chusico Espeleta, quien nos provocó con juegos y ejercicios prácticos para ayudarnos a despertar nuestra creatividad. Después llegó el turno del concurso Tenxyou, la oportunidad que este año daba Robisa con la cámara Lytro para el orador que más aplausos recibiese del público. Aquí hubo espacio para que Fernando Baños nos hablase de cómo dirigir a las parejas, de la declaración de amor de Tamara a su marido, quien le sorprendió porque se había presentado al concurso con seudónimo, y de que Blanca Rodríguez se llevase el premio por toda una declaración de principios sobre su trabajo.

Desde EFTI llegó Javier García para hablarnos sobre editado de fotografías por mediación de presets, quien dejó paso a Carol Marín abriéndonos los ojos ante la manera de comunicarnos con nuestros clientes gracias al neuromarketing, terminando con otro homenaje, el vídeo que su marido le regaló en una ocasión y que a todos nos tocó la fibra.

Con las emociones a flor de piel, la tarde fue la más práctica de todas ya que estuvo dedicada a las masterclass y los one to one, gracias a los cuales los asistentes pudieron conocer de primera mano los secretos de los ponentes, desde hacer fotografías sacadas de la nada, como Stefanchik a través de las líneas de un banco, a participar de una performance en plena calle con Boutonnet.

Y así, el sueño de dos días llegó a su fin con el tercer día de ponencias. Pablo Laguía salía al escenario para hablarnos de cómo un cambio en sus objetivos le ha llevado a hacer la fotografía que ama; Natan Sans, patrocinado por Fuji, nos trajo la chispa con sus fotografías regadas de paciencia y diversión; Ouka Leele hizo un repaso a sus imágenes más afines a la fotografía de boda, enganchando al público por una mirada distinta a lo que estamos acostumbrados; igual que Daniel Ochoa de Olza, apoteósico en su final por su sarcasmo y su mirada fotográfica que le lleva a salirse de los cánones establecidos.

The Outsiders comenzaron la tarde hablando de cómo las mismas inquietudes les han llevado, a Serafín Castillo, Pablo Laguía, Marcos Sánchez y Javier Abad, a emprender una aventura a través de la expresión más indie y vintage. Para llegar después al lado opuesto con Mandrágora Studio, quienes comparten otra forma de ver la fotografía, atreviéndose a sacar sus flashes al patio de butacas y realizar una sesión en vivo.

La guinda a las ponencias la puso Gui Dalzoto, que con su intervención práctica llena de humor y amor, nos habló de cómo trabaja con sus parejas, y finalizó realizando un homenaje a su mentor, un emocionado Santi Veiga.

Pero Bodaf no terminó ahí, los Premios UnionWep cerraron el congreso. En el magazine ya os lo contamos todo, pero os recordamos a Pedro Etura como fotógrafo del año, Javi Collazo como revelación, Film and Feel como videógrafo del año y, como gran sorpresa y novedad, el premio Kake Regueira a la constancia por toda una vida dedicada a la fotografía de bodas.

Bodaf Europe 2016, un congreso que ha quedado ya grabado en el corazón de todos los que lo vivimos, que nos ha enseñado a mirarnos en nuestros compañeros, a bucear en otro tipo de fotografía para inspirarnos, a querer superarnos, pero sobre todo a querernos mirando hacia lo que llevamos dentro y queremos expresar. Las pilas están cargadas para darlo todo en esta nueva temporada, la ilusión y las ganas las llevamos más renovadas que nunca. El espíritu de Bodaf ha vuelto.