Xulio Pazo ha sido galardonado recientemente con el Premio al mejor fotógrado de Unionwep 2013, por ello hemos tenido el placer de hacerle una entrevista donde nos abre las puertas de su trabajo como fotógrafo de bodas y nos regala lecciones de fotografía en muchas de sus respuestas. Cómo ser fiel a los principios de uno mismo, cómo trabajar con la espontaneidad y qué motiva a los novios a elegirle como captador de esos momentos tan especiales que les quedarán para la posteridad, son algunos de los temas tratados en esta interesante y extensa entrevista.

0796139192

Queremos darte la enhorabuena por tu reciente reconocimiento como mejor fotógrafo Unionwep, ¿qué sentiste al conocer la noticia?

¡Gracias! La verdad es que una gran satisfacción y en parte una sorpresa, sabía que tenía posibilidades pero no contaba con ello, estaba la sombra perenne de varios compañeros siempre presente y realmente me sorprendió. Siempre agrada que reconozcan tu trabajo sobre todo si es por parte de otros profesionales.

Nos gustaría saber cómo empezó tu pasión por la fotografía y por ende tus primeros pasos en la fotografía de bodas.

Mi pasión por la fotografía comenzó hace ya casi 20 años. Desde entonces he hecho un poco de todo pero siempre fotografiaba para mí, era como una necesidad vital y en parte una obsesión. Llegar de trabajar después de estar 10 horas en una oficina y encerrarte en el baño con la ampliadora hasta plasmar en papel una foto, una idea… siempre fue algo muy personal, y puedo contar con los dedos de la mano mis ventas en fotografía antes de comenzar a realizar bodas. Todo esto derivó en la fotografía de bodas a raíz de un encargo de unos muy buenos amigos, lo que en un principio pensé que sería un marrón, resultó ser algo muy estimulante sobre todo después de profundizar un poco más en el trabajo de fotógrafos de bodas norteamericanos. Tal como ellos me pidieron, hice la boda que realmente quise, sin condicionante alguno, y eso fue lo que me marcó.

2009308673

Hay una frase muy significativa que leemos al entrar en tu espacio web “La fotografía es arte y tu boda un momento muy especial”, ¿Crees que puede crearse arte en la fotografía de bodas? ¿Hubo un cambio de mentalidad respecto a ello en tu trabajo o desde el comienzo tus principios fotográficos estaban basados en esa búsqueda de creatividad?

Por supuesto que se puede crear arte en fotografía de bodas, se puede crear en cualquier disciplina fotográfica, el problema por un lado son la gran cantidad de clichés y de losas que arrastra la fotografía social, y por otro lado el verdadero gran problema está en nosotros mismos. En mi caso no hubo un cambio profundo de mentalidad, y esa creo que es la clave. Cuando abordaba un proyecto a nivel personal nunca pensaba en nadie en concreto, sólo lo que mi cabeza me pedía hacer, y eso es lo que he hecho y aplicado en fotografía de bodas. Te adaptas a las circunstancias y amplías el espectro en un reportaje ya que en este caso te están pagando por realizar un trabajo, pero la base es la misma. Si traicionamos nuestra mente y nuestra forma de ver estamos fastidiados, tiene que primar siempre nuestra visión y nuestra forma de expresarnos, ser creativos, mirar al interior y no al exterior, sólo así podemos llegar a diferenciarnos.

¿Cuáles son tus referentes tanto en este tipo de fotografía como a nivel general en esta disciplina?

El fotógrafo que más me ha marcado es Chema Madoz, desde que descubrí hace años su trabajo no he dejado de asombrarme. Sus fotografías te sacuden una y otra vez, de lo más simple saca lo más complejo. Es sin duda mi referente.

En fotografía de bodas no sabría decir, me encanta Two Mann, aunque hay muchos y muy buenos fotógrafos que a menudo me sorprenden.

Nos encantaría conocer tu mejor anécdota o anécdotas que te hayan pasado durante los reportajes de boda. Ese recuerdo que guardarás  siempre…. También alguna situación comprometida si se puede contar.

La verdad no tengo ninguna anécdota o situación comprometida que sea reseñable. Si hay recuerdos que se quedan siempre dentro, como el afecto y amistad de muchas parejas, lágrimas de emoción después de ver tu reportaje… eso sí te queda muy adentro.

_4XP4347-Editar

¿Qué nuevo aportas a la fotografía de bodas tanto técnicamente como conceptualmente? ¿Qué crees te distingue del resto y por otro lado qué te gustaría mejorar?

La verdad es que no creo que aporte nada nuevo, todo o casi todo está inventado en fotografía. A veces nos sorprendemos con ciertas técnicas, como por ejemplo la doble exposición, el light painting y otras más, nos parecen novedosas y no nos damos cuenta que se han hecho desde hace tiempos inmemoriales. Siempre digo que la fotografía es un poco como la cocina, tienes mil ingredientes que siempre están ahí, sólo hay que escoger los que más te gusten y mezclarlos para lograr “tu plato”, el que tú quieras crear y que realmente sea de tu gusto.

¿Que me distingue del resto? Realmente no lo sé, a veces me sorprendo cuando me dicen que mi estilo es muy marcado y reconocible y que refleja mi personalidad, y me como mucho la cabeza buscando una razón. Quizás mi fotografía sea un poco “oscura y sentimental”, algo que puede ser en cierto sentido incongruente tratándose de fotografía de bodas, y quizás esa incongruencia es la que le da fuerza a mi trabajo. Me encanta jugar con los contrastes, luces y sombras, y siempre busco fotografías muy limpias tanto en elementos como en composición. Intento también profundizar en la gente a través de su cara y sus expresiones, y todo esto mezclado supongo que será lo que me distingue un poco de otros fotógrafos, aunque sinceramente yo no soy capaz de ver tal distinción, de ahí que a veces me raye con el tema.

Me gustaría mejorar muchas cosas, hay tanto por perfeccionar. Nunca termino de estar totalmente contento con mis fotos porque siempre creo que podría haberlas hecho mejor, y esto sin duda es muy bueno ya que me incita a seguir probando y evolucionando. ¿Algo concreto? Me estoy obsesionando un poco con la interacción de las personas entre sí en una fotografía, me gustaría mejorar ese aspecto, poder hacer lo que hacen fotoperiodistas como Walter Astrada, del que me llevé un grato recuerdo en BodaF.

0230063075

¿Todo ello se refleja en los comentarios de los novios que te contratan? ¿Motivados por qué factores acuden a tu trabajo? 

“Acabo de visitar tu página…y me he quedado fascinada, es lo que llevo buscando mucho tiempo! Vaya manera de transmitir en cada imagen”

Esta frase la acabo de recibir hace un momento por mail, y creo que es la respuesta a la pregunta. Una fotografía no sólo ha de ser bonita, estar bien compuesta, tener buena luz, etc… tiene que transmitir. Es más, a veces ni siquiera es necesario que esté bien compuesta o que la luz sea perfecta, el alma de una fotografía es lo que transmite, y esa creo que es la razón principal por la que las parejas acuden a mí y confían en mi trabajo. No se trata solamente de hacer fotos y enseñarlas sin más, hay que ir más allá. Si no logramos que exista una “conexión” esto no funciona. En mi caso esa conexión no la busco, sino que surge espontáneamente en mis fotos, y es resultado de lo que antes, mirar hacia tu interior y trasladar eso al exterior en forma de imágenes, quizás es ahí donde se plasma parte de mi personalidad y se crea ese lazo con personas que perciben esos detalles o que se sienten un poco identificados con lo que están viendo.

Combinas muy bien la parte más ligada al fotoperiodismo con posados en localizaciones que dan mucho juego. ¿Dónde te defiendes mejor, en la espontaneidad o en los esquemas preconcebidos? ¿Hay estudios del lugar previos a las bodas por tu parte? ¿Cómo responden los novios ante ciertas propuestas creativas? 

En el 90% de las ocasiones voy totalmente ciego a las sesiones, no conozco previamente el lugar. Me gusta improvisar, ver y analizar en el momento. Me ocurre a menudo que fijamos un lugar concreto para comenzar la sesión y al final casi no llegamos porque de camino he parado en mil sitios que nos vamos encontrando. Es verdad que si hay localizaciones que dan mucho juego, pero en muchas de las fotos sorprendería el saber donde están realizadas, y no precisamente por ser lugares que llamen la atención.

En las bodas tampoco suelo realizar un estudio previo a menos que me coincida estar en el lugar el día anterior, e incluso en estos casos al final nunca haces casi nada de lo que habías pensado.

En cuanto a la respuesta de las parejas a ciertas propuestas creativas, tengo que decir que tengo mucha suerte, todas tienen plena confianza en mi trabajo y acceden a cualquier propuesta, por muy loca que sea. De todos modos, siempre intento complementar mis reportajes con fotografías de todo tipo, hay angular, hay primer plano, hay retrato, etc… no me gusta la monotonía en los reportajes.

0300404548

Un sueño dentro de tu trabajo. Un encargo que te gustaría recibir.

¿Un sueño? No perder nunca la chispa, la inquietud, la curiosidad…

¿Un encargo? Ufff… no se, ¿una boda en Islandia?

Un consejo para todos aquellos fotógrafos que empiezan en este tipo de reportajes. 

Aparte del siempre presente “trabajo, trabajo y más trabajo”, creo que el consejo primordial es dejar de mirar hacia los demás y mirar hacia uno mismo. Veo a menudo compañeros que empiezan y tienen un trabajo personal muy interesante, y luego ves su trabajo en bodas y se te cae el alma al suelo. Pensamos que por el hecho de ser una boda ya hay que hacer algo concreto, y todo esto son clichés que tienen demasiado encorsetada esta disciplina fotográfica. Miramos también demasiado lo que hacen otros fotógrafos e intentamos hacer lo que ellos hacen, cuando la clave es hacer lo que nosotros queramos. Veo también que somos muy conservadores, arriesgamos muy poco y al final eso da como resultado trabajos aburridos y con muy poco contenido. Una novia me decía hace muy poco: “he estado viendo a muchos fotógrafos que dicen que hacen una fotografía diferente pero al final acaban siendo todos iguales”. Está bien ver fotografía, inspirarse puntualmente en algún autor, pero si no arriesgamos haciendo lo que realmente sentimos que queremos hacer acabaremos haciendo lo que nunca quisimos hacer.

Le damos a Xulio las gracias por concedernos parte de su tiempo en esta entrevista y le deseamos muchos éxitos dentro de esta maravillosa profesión.

 

Gema Sanchez