Hay vida más allá de los novios


Para un fotógrafo o videógrafo de bodas una boda es un lienzo en blanco. Una boda, es la oportunidad de que nosotros, con nuestro ojo y experiencia, demos forma a una historia con principio y final antes del “y comieron perdices”.

Una boda no es solo perseguir a los novios en cada uno de sus movimientos. No es la foto de ese niño enternecedora. Ni esas estampas de abrazos y de gestos de cariño. Una boda puede ser todo éso, pero también puede ser mucho más.

Parafraseando a nuestro querido compañero Xulio Pazo, hay vida más allá de los novios. Tanto para seguir una narrativa que nos conduzca por el reportaje de una boda, como si hablamos de esas imágenes como pequeñas historias en sí mismas, este tipo de trabajos nos ofrecen un escenario perfecto para encontrar otro tipo de instantáneas.

Imaginemos que somos fotógrafos de fotografía callejera y que en un recorrido de apenas un kilómetro podemos encontrar diferentes imágenes que nos hablen de la calle, de las personas, de lo que somos. Ahora damos un salto y nos vemos de pronto transportados a una boda, ¿no es acaso un escenario maravilloso para captar todo el ambiente que envuelve ese día tan especial de unos novios?

Si nos gusta crear imágenes con cierto aire fine art a la hora de retratar a nuestras parejas, ¿por qué bajamos la guardia cuando se trata de inmortalizar al resto de invitados? Cualquier rincón, cualquier encuadre, cualquier gesto o cualquier instante decisivo si nos acordamos de Cartier Bresson no debería ser difícil capturarlo si entrenamos nuestra mirada.

Posiblemente nuestra rutina impuesta en una boda con los diferentes momentos para retratar ya pactados previamente con nuestro cerebro (e incluso con nuestra creatividad), hace que no queramos prestar atención al resto de estímulos esperando ser fotografiados.

El miedo a perdernos imágenes de los novios. La inseguridad sobre si esas imágenes gustarán después a nuestros clientes. Ese piñón automático de la rutina de la que hablábamos, que nos lleva a hacer toda una temporada sin apenas haber dejado espacio a nuestro instinto más creativo. Todo ello son factores que nos impiden ver más allá.

En la búsqueda de otro tipo de imágenes

El miedo a perdernos instantes que por rutina consideramos importantes puede solventarse, si de verdad amamos otro tipo de fotografía, con la contratación de un second. De esa forma podremos estar más pendientes de nuestra creatividad, sin esa presión autoimpuesta de querer estar en todos lados.

Por lo general el fotógrafo de bodas se ha nutrido toda su carrera de ver lo que hacen los demás fotógrafos de boda. Interrelaciona con ellos, sigue sus pasos, incluso el querer hacer un cierto tipo de fotografías iguales a los de su grupo, le lleva a la repetición de esquemas.

©Carlos Sarda, fotógrafo de bodas miembro de Unionwep

©Carlos Sarda, fotógrafo de bodas miembro de Unionwep

Sin embargo, estamos convencidos que su creatividad se saldría del mapa si empezase a conocer otras vertientes dentro de la fotografía. Y no solo la obra de los fotógrafos más comerciales, sino esos rara avis que, sin ser tan conocidos, son una fuente de inspiración inagotable. Ver exposiciones, ver cine desde otra perspectiva, congresos, aprender a leer fotografías, todo ello son los tópicos en esta clase de consejos, pero de verdad ayudan.

El fotógrafo de bodas también a menudo deja colgada su cámara cuando sale a pasear o cuando viaja, ahora un móvil nos ayuda a capturar instantes que antes solo podíamos intentar guardar en nuestra memoria si no teníamos nuestra réflex a mano. Estar atentos a las fotografías que nos rodean hace que después seamos más productivos en una boda.

Aitor Audicana miembro de Unionwep

Aitor Audicana, fotógrafo de bodas miembro de Unionwep

Pero sobre todo, y lo más importante, hacer esas tomas si de verdad disfrutamos de la adrenalina del momento, si nuestra cabeza y corazón nos dicen que esa imagen puede funcionar, que no es simplemente un disparo fallido al vuelo, que cuando la vean los novios puedan emocionarse igual que cuando ven las fotos donde se ven retratados.

Al fin y al cabo, conseguir que su historia se vea retratada a través de otras estampas, nos hará crecer en la búsqueda de nuestra autoría como fotógrafos de boda únicos. Viendo lo que otros no ven. Haciendo sentir que hay BODA más allá de los novios.

Gema Sanchez para el Magazine de Unionwep



Te pueden interesar estos otros artículos del Magazín de Unionwep

Me han robado fotos

¿Te han robado alguna vez una foto de tu blog o web? ¿una boda completa de tu portfolio? texto de aviso para que lo envíes al “artista”

leer más