Puesto que este post va dirigido a los novios que ya han contratado o van a contratar a un fotógrafo de bodas, los cuales (los novios) no tienen porqué saber qué es un RAW a no ser que estén familiarizados con el mundo de la fotografía, vamos a comenzar diciendo que vendría a ser lo que en el analógico era el carrete, es decir, el negativo. De esta forma si nos metemos en una máquina del tiempo o si simplemente revisamos nuestras fotografías de la comunión o de la boda de nuestros padres o cualquier evento pasado cuyas imágenes fueron tomadas por un fotógrafo profesional, nos damos cuenta que sólo tenemos las copias en papel.

raw 2

Ni rastro de negativos, ni de hojas de contacto, ni de nada que nos haga tener en nuestro poder el material original. Si trasladamos todo esto a la fotografía digital, ¿por qué un fotógrafo iba a darnos los RAW, el bruto sin editar? Obviamente las razones que suelen tener los novios para que se les entreguen los originales es por el hecho de evitar los costes de editado y con ello tener un mayor número de fotos, pero no nos equivoquemos, la cantidad como casi siempre no es mejor que la calidad.

Utilizando el simil que dan en un artículo similar a éste en Petapixel, sería como si a un escritor le pidiésemos su libro sin editar, en borrador, con las anotaciones e ideas tachadas. Cuando se contrata a un fotógrafo, se hace conociendo su forma de procesar las imágenes (o así debería ser), por lo tanto de nada nos servirá tener mil fotografías si no están completas en cuanto a los ajustes que conforman el sello característico de su autor. Estarán bien compuestas, bien iluminadas, bien expuestas, pero carecerán de los ajustes esenciales y los rasgos que las convierten en imágenes únicas.

Por ello es muy importante conocer cómo trabaja las imágenes un fotógrafo, ver su portfolio, y constatar que es afín a las ideas que la pareja pueda tener. Y sobre todo confiar en su trabajo. Porque, como profesional que es, sabrá qué fotografías encajan mejor en blanco y negro, que tonos irán mejor con el ambiente creado, que reencuadres (cuando se necesitan) son los adecuados y también, sin llegar a hacer retoques excesivos, eliminar esas pequeñas imperfecciones con naturalidad.

El error que muchos fotográficos cometen al dar todas las imágenes sin editar conlleva sobre todo a que no se termine valorando su trabajo, y por ende a que los novios se den cuenta que esas fotografías no tienen nada de especial a las que cualquier otro (no profesional) les hubiese podido realizar. Es muy importante saber valorar el trabajo de un fotógrafo, porque va más allá de las doce o trece horas que puede durar la boda. Hay que tener en cuenta el tiempo de trabajo previo así como la labor posterior de selección de imágenes y editado para que el círculo se cierre, quede completo.

fotografo_valencia_bodas_tomas_badia-unionwep_redimensionar

 

Un fotógrafo no aspira a ser como Miguel Ángel cuando dejaba sus esculturas sin terminar, no busca que sus fotografías sean como esos libros con dibujos que los niños tienen que completar pintando con rotuladores. Una imagen fotográfica empieza en el ojo del fotógrafo, continúa siendo captada y registrada en la cámara y termina en el ordenador engalanada con los ajustes precisos para convertirse en una obra pulida y acabada. Así que tened todo ésto muy en cuenta y pensad en ello a la hora de contratar a un profesional.

Os mostramos estas imágenes de diferentes fotógrafos de bodas de Unionwep , como puedes ver cada fotógrafo tiene su forma de rematar la imagen, cada fotógrafo marca su impronta en el revelado, en el procesado, en una obra pulida y acabada.

Gema Sanchez

gavilafotografia_fotografo boda unionwep_redimensionar

©Joan Miquel Gavilà

AITOR AUDICANA | FOTOGRAFIA NARRATIVA

©Aitor Audicana

patricia bara fotografo de boda unionwep_redimensionar

©Patricia Bara

carlos sarda fotografo boda unionwep_redimensionar

©Carlos Sardá

don brigas fotografo bodas unionwep_redimensionar

©Don Bringas

joaquincorbalan.com leticia reig foto de boda unionwep_redimensionar

 

 


Te pueden interesar estos otros artículos del Magazín de Unionwep

¿El amor tiene fecha de caducidad?

Esta sesión de pareja pertenece a la fotógrafa rusa Irina Nedyalkova es un ejemplo muy inspirador para parejas o para fotógrafos y que demuestran que el amor verdadero no tiene fecha de caducidad.

leer más