Siete barbaridades extinguidas (o no) en la fotografía de bodas

No. No te confundas, este no es otro post de fotos de bodas horrorosas. Son ejemplos de lo que NO le debes de pedir a tu fotógrafo de bodas del siglo XXI.

Si hay un campo dentro de la fotografía de bodas donde se han cometido las mayores atrocidades visuales a lo largo de la historia, ese es el de la fotografía de bodas. Ese dato va unido al perfil de aficionado (o no) que se ha dedicado a cubrir este tipo de eventos, y es que, haciendo un poco de memoria, son pocos los ejemplos que pueden venir a nuestro recuerdo si se trata del campo de la moda o el reportaje periodístico.

Desaturado selectivo, sólo queda bien si lo hace Spielberg

¿Os imaginais un desaturado selectivo en la icónica imagen de la mujer afgana de Steve McCurry? La fotografía en blanco y negro y los ojos en verde. No, ¿verdad? ¿Entonces por qué todos hemos visto la típica estampa de ese ramo de novia en color mientras el resto queda decolorado?

Lo peor de todo es que este editado, popularizado gracias al omnipresente Photoshop, sigue muy presente en la memoria colectiva, y aunque muchos de nosotros lo vemos como algo totalmente desfasado, damos fe que aún hoy existen fantasmas robando colores al pixel.

HDR, de cada tres fotógrafos solo lo usa bien uno (o medio)

El HDR es una técnica que muy pocos saben usar con propiedad. Utilizado en la fotografía de paisaje, es un proceso que comienza con la toma de tres diapositivas con diferente exposición que luego son unidas muy minuciosamente, para que no se note, mediante un proceso informático.

El problema comienza porque se ha usado para todo y no siempre de la forma correcta, siendo en muchos casos falseados, ¡si es que hasta los móviles vienen ya con esa opción integrada! De ahí que los ejemplos que recordamos sean verdaderos atentados contra el gusto. Colores mega saturados, contrastes por las nubes, la fotografía de bodas no se ha librado de ello y lo sabes.

Viñeteando que es gerundio

Muchas veces pensamos que damos importancia al objeto central de una fotografía si viñeteamos los bordes. En bodas, nuestra imagen se nos va más hacia esos viñeteos blancos, producto de esas instantáneas desfasadas que nos vienen de Rusia y que hacen que los novios parezcan estar entre algodones.

El viñeteado negro tampoco se salva, que un poquito, usado muy cautelosamente en ciertas imágenes puede hasta quedar bien, pero no cuando parece que estamos mirando por unos prismáticos. Mesura, compañeros, mesura.

Los filtros predeterminados, y me quedo tan ancho

Que sí, que ahora también se usan filtros, pero una cosa es utilizarlos y ajustar parámetros con un determinado sentido, y otro usarlo sin más obviando si le conviene a la imagen. Y hablamos sobre todo de esos efectos pictóricos (óle Prisma por volver a nuestra vida) o de esas creaciones vintage que nada tienen que ver con las películas analógicas.

Toma fotográfica, filtro y editado en su conjunto deben ir de la mano, saber que haces una fotografía pensando en ese filtro que usarás después debería ser el proceso natural, así que olvida ya los predeterminados del Lightroom, de Photoshop o del Picasa, que también los hay, y mima tus fotografías.

Saltitos y otras poses del montón

De EEUU, como casi todo, nos llegaron esas poses tan espontáneas (nótese la ironía) donde se le hacía saltar a la novia con los kilos de más en el vestido y ese velo tirandole del moño. De Rusia, siempre presentes, esas fotos donde los novios jugaban a ser diminutos, aunque de esas creemos que no hemos visto ejemplos por estos lares mediterráneos.

Del pasado lejano nos queda ese marido arrodillado ante ella pidiéndole matrimonio, algo que no nos queda muy claro si se supone que ya están casados. Y del pasado más cercano, la conocida como “foto palo”, de la que muchos ya reniegan aunque otros la estén empezando a utilizar ahora.

Novios empapados en el mar por un flash

Esas imágenes de los novios en su Trash the Dress, inmersos en el agua con ese flashazo tan “natural” sobre sus cuerpos, han quedado ya olvidadas de nuestra retina. Afortunadamente el uso del flash se ha sofisticado, utilizándose más para crear atmósfera que para iluminar directamente sobre las parejas como si nos creyésemos fotógrafos de moda de los 90.

Igualmente seguimos haciendo fotos en la playa, aunque ahora nos movemos más por integrar a los novios en un paisaje idílico.

Compos de corazones y fondos de dibujitos

Por último y no menos importante dentro de las atrocidades en el mundo de la fotografía de bodas, y como pensamos que no existe reportaje completo sin ello, os queremos hablar del álbum. Ese espacio limitado por unas tapas en cuyo interior se han cometido las mayores barbaridades que se han podido perpetrar en este mundo.

Queremos pensar que son los menos quienes siguen maquetando el álbum de boda utilizando fondos de colores, dibujitos (que es peor) o situando a los novios dentro de corazoncitos. Desafortunadamente sabemos que esta práctica no se ha extinguido, con mucho blanco y elegancia lucharemos para que otro álbum sea posible. Mientras, vamos a intentar olvidarnos de estos sustos, si podemos…

Si no te convences de lo que te mostramos te invitamos a que visites este post con las mejores fotos y vídeos de bodas del 2015

mejores 2015

Gema Sanchez para Unionwep



Nuevos ponentes anunciados para Bodaf Europe!

nuevos ponentes RODNEY